Tarde de diversión en el Tibidabo

Existen parques que resultan mágicos. Por ejemplo, Senda Viva en Navarra que reúne atracciones y animales en un entorno natural incomparable. Hoy, en nuestro recorrido por los diferentes lugares de España, ponemos nuestra atención en otro parque diferente pero igualmente atractivo: El Parque de Tibidabo, en Barcelona.

La forma más recomendable de acceder al parque es a través del transporte público. Ya sea el autobús o el funicular que puede resultar una divertida experiencia. El funicular puede utilizarse todos los días y la entrada de ida y vuelta cuesta unos 4 euros. Un precio muy asequible para disfrutar de una interesante experiencia veraniega. Los interesados también pueden optar por ir en autobús.

En este caso, los autobuses salen desde Plaza Cataluña que es la plaza más grande y céntrica de Barcelona. Conectada con La Rambla y con el Paseo de Gracia. El precio del billete es más barato que el del funicular, en concreto, 2,95 euros. En cualquier caso, las comodidades que ofrece el lugar son infinitas ya que también es posible acceder al parque con vehículo privado puesto que cuenta con amplios aparcamientos como el de Sant Genís. Las tarifas del precio del aparcamiento son variadas puesto que pueden elegirse por horas, por minutos o por día completo. Para visitar el parque lo más recomendable es comprar la entrada a través de la página web.

El parque de Tibidabo tiene más de 150 metros de altura; la cima más alta de Collserola que es una proyección de la cordillera litoral catalana. La huella humana queda patente en el lugar con la construcción de la ermita de Sant Medir, Sant Bartomeu de la Quadra. Un mirador privilegiado desde el que se pueden observar unas vistas tan fantásticas. Este hecho hace que algunos llamen a este lugar la Montaña Mágica. Una montaña Mágica que es fuente importante de turismo en Barcelona puesto que este lugar es el idóneo para disfrutar de un plan divertido en familia y escapar de la rutina. Entre otras atracciones, el parque cuenta con carrusel, noria, atalaya, etc, además podremos visitar el Museo de los Autómatas.

Parque del Tibidabo

La diversión es completa: jugando en diferentes atracciones. Paseando por los alrededores. Respirando aire puro en lo alto del cielo. Organizando un agradable picnic en el césped. Además, el parque también tiene 2 tiendas para que aquellos que lo deseen puedan llevarse algo de recuerdo a casa, por ejemplo, juguetes, postales, moda, complementos, llaveros o peluches para niños pequeños.

El visitante puede acceder a toda la información del parque a través de la página web oficial de este lugar de Barcelona.

Si vienes de fuera de la ciudad, y buscas alojamiento, quizás la primera opción sea quedarse en la misma capital, en un lugar céntrico. No obstante, en la montaña de Tibidabo cuentas con algunos alojamientos, rústicos muchos de ellos. Uno de ellos son los Apartamentos Tibidabo, ideal para familias o grupos. Cerca también tienes al hotel Alimara o el Colors, otras dos buenas opciones.

Foto vía: aTarom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *