Rollercoaster Tycoon o cómo ser un magnate de los parques de atracciones

“¡Cómo me gustaría ser diseñador de montañas rusas!”. Esto es algo que todos hemos pensado en algún momento al subirnos a una en cualquier parque de atracciones. Menudo trabajo de ensueño, y más si luego tienes viajes gratis. ¿Pero qué hay que ser para conseguirlo? ¿Ingeniero? ¿Físico? ¿Feriante? ¿Niño?

Bueno, hay una manera más sencilla: Rollercoaster Tycoon es un videojuego que te permite convertirte en el gestor de un parque de atracciones. Y por gestor entiende que vas a poder controlar todo: desde el precio de la entrada hasta el número de animadores, desde la localización de cada atracción hasta la de todo el mobiliario. Y, por supuesto, las montañas rusas.

El juego integra un diseñador de montañas rusas de todo tipo: de madera, metal, colgantes, lanzaderas… Imagina un recorrido locoque pase por túneles, se retuerza como una serpiente y después de esa subida, con todos confiados, zas, llega de nuevo una pendiente mortal. El límite es la imaginación. Y tu presupuesto, claro.

Pero cuidado con excederte, que las cosas pueden salir mal. Puedes quedarte sin dinero a mitad de obra, o pasarte con la intensidad del recorrido y que el mareo de los visitantes te deje un bonito reguero de vómitos (de verdad). Paga mal a los limpiadores y los mecánicos y ya tienes la combinación perfecta para que el parque escape a tu control.

¿Te ves capaz de encargarte de todo? Prueba entonces una de las versiones de este videojuego, la última es del 2014 pero hay otra en camino. ¡Pero abróchate bien el cinturón antes!