Recogida de setas, una afición para muchos

El campo y la naturaleza nos ofrecen un sinfín de actividades que practicar en ellos. Caminar, montar en bici, nadar…pero también conocer todo aquello que nace en su interior. Las setas, plato estrella para muchos crecen precisamente en el campo y para muchos su recogida es el momento más esperado del año. Salir al campo en familia, “escarbar” en el suelo con el fin de encontrar el tesoro buscado…es una práctica que gusta a los amantes de la naturaleza.

Con la llegada del otoño, las setas ya están lo suficientemente crecidas como para poder ser recogidas y cocinadas en casa. Por eso no es extraño ver a aficionados de la micología rastreando por el campo.

Pero ¡cuidado! intenta llevar algún libro que te indique cuáles de las que han crecido son comestibles o no. Sabes que entre todas las que da la tierra, algunas son venenosas e incluso mortales. Asegúrate que lo que te llevas a la boca es sano para tu salud. En próximos post hablaremos de algunas de las setas venenosas más peligrosas.

El turismo micológico concentra cada vez a más aficionados, pero es un turismo arriesgado por los peligros que pueden presentarse en el caso de no hacer una buena elección del producto.