Tarde de diversión en el Tibidabo

Existen parques que resultan mágicos. Por ejemplo, Senda Viva en Navarra que reúne atracciones y animales en un entorno natural incomparable. Hoy, en nuestro recorrido por los diferentes lugares de España, ponemos nuestra atención en otro parque diferente pero igualmente atractivo: El Parque de Tibidabo, en Barcelona.

La forma más recomendable de acceder al parque es a través del transporte público. Ya sea el autobús o el funicular que puede resultar una divertida experiencia. El funicular puede utilizarse todos los días y la entrada de ida y vuelta cuesta unos 4 euros. Un precio muy asequible para disfrutar de una interesante experiencia veraniega. Los interesados también pueden optar por ir en autobús.

En este caso, los autobuses salen desde Plaza Cataluña que es la plaza más grande y céntrica de Barcelona. Conectada con La Rambla y con el Paseo de Gracia. El precio del billete es más barato que el del funicular, en concreto, 2,95 euros. En cualquier caso, las comodidades que ofrece el lugar son infinitas ya que también es posible acceder al parque con vehículo privado puesto que cuenta con amplios aparcamientos como el de Sant Genís. Las tarifas del precio del aparcamiento son variadas puesto que pueden elegirse por horas, por minutos o por día completo. Para visitar el parque lo más recomendable es comprar la entrada a través de la página web.

El parque de Tibidabo tiene más de 150 metros de altura; la cima más alta de Collserola que es una proyección de la cordillera litoral catalana. La huella humana queda patente en el lugar con la construcción de la ermita de Sant Medir, Sant Bartomeu de la Quadra. Un mirador privilegiado desde el que se pueden observar unas vistas tan fantásticas. Este hecho hace que algunos llamen a este lugar la Montaña Mágica. Una montaña Mágica que es fuente importante de turismo en Barcelona puesto que este lugar es el idóneo para disfrutar de un plan divertido en familia y escapar de la rutina. Entre otras atracciones, el parque cuenta con carrusel, noria, atalaya, etc, además podremos visitar el Museo de los Autómatas.

Parque del Tibidabo

La diversión es completa: jugando en diferentes atracciones. Paseando por los alrededores. Respirando aire puro en lo alto del cielo. Organizando un agradable picnic en el césped. Además, el parque también tiene 2 tiendas para que aquellos que lo deseen puedan llevarse algo de recuerdo a casa, por ejemplo, juguetes, postales, moda, complementos, llaveros o peluches para niños pequeños.

El visitante puede acceder a toda la información del parque a través de la página web oficial de este lugar de Barcelona.

Si vienes de fuera de la ciudad, y buscas alojamiento, quizás la primera opción sea quedarse en la misma capital, en un lugar céntrico. No obstante, en la montaña de Tibidabo cuentas con algunos alojamientos, rústicos muchos de ellos. Uno de ellos son los Apartamentos Tibidabo, ideal para familias o grupos. Cerca también tienes al hotel Alimara o el Colors, otras dos buenas opciones.

Foto vía: aTarom

Disfruta de un día rodeado de animales

Algunos parques de ocio como los de atracciones o acuáticos son aptos para todos los públicos, pero no todos los visitantes pueden disfrutar por igual de las instalaciones. Por falta de edad o de estatura, algunos niños no tienen la posibilidad de disfrutar de algunas de las atracciones. Nada de esto ocurre en el zoo. Y es que este tipo de parques no pone ninguna restricción. Como si fuese el cine, están hechos para todos los públicos.

Eso sí, no debemos confundirlos con un Safarí. Aquí los animales están cómodos, campan a sus anchas, pero están encerrados, sin posibilidad de acercarse a la gente salvo catástrofe. Podemos verlos de cerca, pero no tocarles.

No en todas las provincias, pero sí en una gran mayoría, existe un recinto dedicado a los animales.  Los más destacados son los de Madrid y Barcelona, siendo estos los que más números de visitantes reciben a lo largo del año.

leon barcelona

En el de la Ciudad Condal podemos contemplar un gran número de mamíferos extraños de encontrar en otros lugares. Entre ellos se encuentran el Orangután de Borneo, las gacelas dorcas saharianas o los hipopótamos. Destaca también el gran número de reptiles y aves que podemos encontrar aquí. Solo se echa en falta un recinto para animales marinos. Debía estar ya construido, pero la crisis ha provocado que su creación se suspenda hasta el año 2015.

El que si lo tiene es el de Madrid. Recibe el nombre de Zoo Aquarium de Madrid precisamente por la presencia de una plataforma marina. Es aquí donde tiene lugar el mayor espectáculo posible en un zoo, el de los delfines. También hay otros espectáculos como el de aves. Es uno de los pocos lugares en los que podemos encontrar osos panda. Recientemente, incluso se han añadido más crías a esa extensa familia.

delfin

Si quieres pasar un maravilloso fin de semana con los más pequeños de la casa, no lo dudes, ve al zoo, pasa  una tarde agradable y enseña a los niños una gran variedad de animales que serían imposibles de ver de no ser por estos lugares.