El turismo activo más extremo

Con el auge y la fuerza que el turismo activo está cogiendo en nuestro país y de modo internacional, son muchos los que se lanzan a probarlo. Pero, como ya hemos explicado alguna vez, la realización del estas actividades deben realizarse bajo la supervisión  de profesionales, organizadas por empresas que se dediquen a ello y tomando todas las precauciones necesarias.

Dentro de este mundo, algunos de los deportes llevan a los practicantes al límite, aceptando los peligro que conllevan, son:

Escalada libre

La modalidad de escala más complicada de realizar y en la cual más fuerza física se debe tener. El deportista debe servirse de las manos y los pies para poder avanzar e, incluso, como única sujeción. Un paso más que solo debe darse al haber dominado las técnicas de las escalada a la perfección con anterioridad.

Descenso de un volcán activo

Cada vez son más los que deciden realizar descenso de volcanes que actualmente se encuentran en activo. Una actividad realmente peligrosa, ya no solo por el calor y el peligro de la lava, sino por los vapores y gases tóxicos, además de los posibles desprendimientos de rocas.

Coronar las siete cumbres

943952_1114675845260350_4611484332441951567_n

 

Los montañistas y escaladores profesionales siempre tienen un nuevo reto ante la vista. Y para cumplir este sueño, por supuesto, la coronación de las Siete Cumbres es algo obligatorio. Las siete montañas más altas de los seis continentes (una en Norteamérica y otra en Sudamérica) son consideradas el mayor desafío del mundo del montañismo.

Espeleobuceo

Tras unirse los deportes de la espeleología y el buceo nació este deporte extremo, basado en la exploración de cavernas subacuáticas. Entre estas, la más famosa es la Blue Hole, en Egipto, conocida como el cementerio de submarinistas.

Nadar entre tiburones blancos

10863843_10155893823272355_2206980086940750723_o

El buceo en jaula con los tiburones blancos es una de las atracciones que actualmente más turista reclaman en lugares como Sudáfrica. Una experiencia que comienza con su avistamiento desde la barca, para más tarde sumergirte y enfrentarse al Gran Tiburón Blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *