Granada, ciudad de ocio para los perros

A todos los ciudadanos nos resulta desagradable andar por la calle y encontrarnos excrementos caninos. Pese a que los ciudadanos cada vez están más concienciados, todavía hay gente que se olvida su bolsita y no recoge las necesidades del animal. Suponemos que no pondrían la misma cara si una persona en lugar de un perro lo hiciese delante de él. También hay muchos que siguen llevando a sus mascotas sueltas, sin pensar en los miedos y alergias de otras personas o en posibles instintos del perro.

Por ello, en los últimos años, se han habilitado en numerosos parques zonas para perros. Allí los sueltan y pueden correr y jugar con otros perros sin necesidad de que los dueños estén preocupados por posibles quejas o miedos de quienes no simpatizan con estos animales. El único cuidado que tienen que tener es que no se peleen con otros canes.

Sin embargo, en Granada han ido más allá. Ante la gran cantidad de personas paseando a sus perros por el parque Tico Medina, el Ayuntamiento decidió convertirlo en una especie de parque de atracciones para perros.

foto: ideal de granada

foto: ideal de granada

A diferencia de los que existen para personas es gratuito ya que hablamos de un parque público de la ciudad de La Alhambra. El recinto, de 1600 metros, está vallado para permitir que otras personas que quieren pasear, correr o  sentarse en el parque pueda hacerlo sin necesidad de ver como los perros corretean a su alrededor.

El parque consta de varias atracciones para los canes. Destacan columpios y toboganes, e incluso pensaron en crear una pequeña lanzadera, pero incrementaba en demasía el presupuesto. También existen los llamados pipi-can”. Son papeleras con recogedores y bolsas para mantener el parque limpio. Si una persona no recoge puede ser denunciado. Por último, se instalaron unos bancos para que los dueños dejasen a su mascota disfrutar de este parque de atracciones.

parque tico medina

Con esta iniciativa, Granada se ha convertido en una ciudad pionera. Y, sin duda, en una ciudad limpia y donde los más miedosos no tienen que temer encontrarse con un perro, ni los dueños, discutir por llevar a su perro libre de cadenas. Todos contentos y los perros mientras tanto, disfrutando como si fueran humanos.