4 destinos de aventura en Europa

cruce-andes-bicicleta_1_632397

El turismo de aventura es una tendencia que no ha parado de crecer en los últimos años, algo que no ha pasado inadvertido para las empresas del sector, que a día de hoy se esmeran por ofrecer a los turistas una gran variedad de actividades que las destaquen del resto, logrando así ofrecer experiencia irrepetibles.

El problema en muchos caso es que para lograr una experiencia completa es necesario que el lugar posea alguna característica especial que le distinga de los demás. No es lo mismo pasear por los montes del interior de España que hacer una ruta por lo alto de los Alpes por ejemplo.

A continuación vamos a recomendar cuatro destinos dentro de Europa en los que las condiciones de ocio activo y rural son muy amplias y que son muy recomendables para este tipo de viajes.

Eslovaquia

Se trata de la mitad de la antigua Checoslovaquia junto con la República Checa. Se encuentra muy cerca de la encrucijada del norte de Europa, lugar de una espectacular belleza, con verdes montañas y magnificas costas.

El país ha experimentado un gran avance en lo que respecta a la infraestructura en el plano turístico, por lo que si aún no ha masificado, es sólo cuestión de tiempo que comience a ser uno de los destinos preferidos de los europeos ansiosos de vivir aventuras en los Cárpatos.

Estonia

Este pequeño país báltico tiene el honor de recibir cada año a más turistas que el número de habitantes del país. Con casi el 50% de la superficie cubierta por bosques con muchas rutas que recorren los paisajes naturales plagados de plantas, con varios lagos, pantanos y ríos que hacen del entorno un espacio increíble por el que perderse.

Son muchos los Parques Naturales presentes, como por ejemplo el de Soomaa, las zonas de acampada libre y las playas aisladas por acantilados que dan a un espectacular mar en el que se encuentran cerca de 1.500 islas que se pueden recorrer.

Bulgaria

El accidentado terreno de este país lo convierten en un lugar ideal para los turistas que viajen buscando un destino en el que practicar actividades como el esquí, senderismo, montañismo o escalada por cordilleras y montes como por ejemplo los montes Pirim.

Bulgaria también dispone de una enorme red de carreteras de unos 1.200 kilómetros que es perfecta para rutas en bicicleta gracias a la presencia de varios puertos de montaña y recorridos exigentes.

Eslovenia

Este pequeño país de poco más de 2 millones de habitantes se encuentra entre Croacia e Italia, en la franja de terreno que va desde los Alpes hasta el Mar Mediterráneo.

La accidentada geografía de este país de la antigua Yugoslavia proporciona un enorme cantidad de caminos y rutas de diferentes niveles de dificultad en las que practicar senderismo o ciclismo. La riqueza hidrográfica proporciona pistas ideales para el piragüismo o rafting, y por último, se pueden encontrar hasta 8.000 cuevas por lo que es un paraíso para los aficionados a la espeleología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *