Viaja por Europa sin salir de Madrid

Una de las grandes pasiones del ser humano es, por naturaleza, viajar. Conocer el mundo que nos rodea. Ver París, Berlín, Roma…aquellos lugares y monumentos más bellos del planeta. El problema, es que viajar tiene un precio y, a día de hoy, son muy pocos los que pueden permitirse viajar alrededor del mundo.

Esto provoca que nos quedemos con las ganas de ver lugares tan bellos como el Coliseo Romano, la Tour Eiffel o la Puerta de Brandeburgo.

Al menos, esto es lo que sucedía hasta el año 2010. Fue en ese año cuando en Torrejón de Ardoz abrió sus puertas el Parque Europa, un lugar en el que podemos ver los monumentos más visitados del Viejo Continente.

 parque europa

Se trata de un parque de más de 200.000 metros cuadrados en el que podemos encontrar una réplica exacta de estos monumentos. Aquí encontramos la famosa torre parisina, la portuguesa Torre de Belem, la Acrópolis griega, la Fontana de Trevi, el David de Miguel Ángel, un Barco Vikingo danés, la Sirenita de Copenhague, el Atomium y el Menneken Pis de Bélgica, la ya citada Puerta de Brandeburgo o el Puente-Torres de Londres.

También podemos ver monumentos de la capital de España como la Plaza Mayor, la Puerta del Sol y la Puerta de Alcalá. Eso sí, su principal monumento es un trozo, real, del Muro de Berlín cedido por el Ayuntamiento de la capital alemana.

Toda una experiencia en la que podremos disfrutar de estos monumentos en un solo día y a un módico precio, no son los reales, pero al menos puedes observarlos como si lo fuesen.

parque europa

Además, se trata de un parque en el que no solo podemos hacer “turismo”. Está preparado para que los más pequeños realicen actividades multiaventura como son la tirolina, columpios o laberintos láser. También dispone de zonas de tiro con arco y otras de ocio donde encontramos embarcaderos y barcas infantiles.

Para terminar, el Parque Europa ha habilitado merenderos para descansar, así como miradores e, incluso, cascadas, para hacer de esta fantasía lo más parecido a una realidad.