Disfruta de un día rodeado de animales

Algunos parques de ocio como los de atracciones o acuáticos son aptos para todos los públicos, pero no todos los visitantes pueden disfrutar por igual de las instalaciones. Por falta de edad o de estatura, algunos niños no tienen la posibilidad de disfrutar de algunas de las atracciones. Nada de esto ocurre en el zoo. Y es que este tipo de parques no pone ninguna restricción. Como si fuese el cine, están hechos para todos los públicos.

Eso sí, no debemos confundirlos con un Safarí. Aquí los animales están cómodos, campan a sus anchas, pero están encerrados, sin posibilidad de acercarse a la gente salvo catástrofe. Podemos verlos de cerca, pero no tocarles.

No en todas las provincias, pero sí en una gran mayoría, existe un recinto dedicado a los animales.  Los más destacados son los de Madrid y Barcelona, siendo estos los que más números de visitantes reciben a lo largo del año.

leon barcelona

En el de la Ciudad Condal podemos contemplar un gran número de mamíferos extraños de encontrar en otros lugares. Entre ellos se encuentran el Orangután de Borneo, las gacelas dorcas saharianas o los hipopótamos. Destaca también el gran número de reptiles y aves que podemos encontrar aquí. Solo se echa en falta un recinto para animales marinos. Debía estar ya construido, pero la crisis ha provocado que su creación se suspenda hasta el año 2015.

El que si lo tiene es el de Madrid. Recibe el nombre de Zoo Aquarium de Madrid precisamente por la presencia de una plataforma marina. Es aquí donde tiene lugar el mayor espectáculo posible en un zoo, el de los delfines. También hay otros espectáculos como el de aves. Es uno de los pocos lugares en los que podemos encontrar osos panda. Recientemente, incluso se han añadido más crías a esa extensa familia.

delfin

Si quieres pasar un maravilloso fin de semana con los más pequeños de la casa, no lo dudes, ve al zoo, pasa  una tarde agradable y enseña a los niños una gran variedad de animales que serían imposibles de ver de no ser por estos lugares.

 

Un parque de película

Mirando con recelo a París y Disney, la multinacional estadounidense Warner Bros veía fundamental la creación de un parque temático para multiplicar sus beneficios. El proyecto fue tomando forma,  y ya solo faltaba en lugar donde establecerse y encontró a Madrid como aliado.

A partir de aquí, se empezó a trabajar por hacer el mejor parque de atracciones del mundo, y si no lo ha conseguido, está muy cerca de hacerlo. El Parque Warner de Madrid es uno de los más especiales. No solo por ir caminando y encontrarte al Pato Lucas o Bugs Bunny, sino por sus atracciones y sus espectáculos.

parque_warner_madrid

Pese a que los primeros años fueron duros, con unas pérdidas de más de 200 millones de euros, el Parque fue creciendo. La Comunidad de Madrid se hizo con su gestión lo que dio un giro a la actividad del mismo.

Cambió, sobre todo, la organización. Las colas se acabaron y los espectáculos empezaron a ser gratuitos. También se empezó a permitir la entrada de agua y comida y se bajaron los precios de los restaurantes. Ya sabemos que no gana dinero quien más caro vende, sino quien mejor lo hace.

única en EuropaA partir de aquí todo ha ido sobre ruedas. Cuenta con atracciones como el Superman o la lanzadera, la segunda con más caída libre. Aunque la más interesante de todas es la Stunt Fall. Se trata de una montaña rusa de tipo boomerang invertido formada por dos torres de 60 metros. Es única en Europa.

También hay atracciones para los más pequeños, como la pequeña montaña de Tom&Jerry, los coches locos, o Las Aventuras de Scooby Doo, donde puedes visitar la mansión de estos personajes Warner.

Respecto a los espectáculos, hablamos del parque temático con mejores espectáculos del mundo. Desde persecuciones policiacas a tiroteos en el más lejano oeste, pasando por discusiones de los personajes animados de siempre. Podemos ver incluso musicales que nos recuerdan la historia de Robin Hood.

Por todo esto, el Parque Warner es uno de los más espectaculares del mundo. De los que gusta a grandes y pequeños. De los que cuando sales por la puerta, solo te sale decir “esto es todo amigos”.

Diversión y magia en un solo parque

Siendo niños todos hemos soñado con tener un ratón como Mickey, un pato como Donald o vivir en un castillo como el de La Bella Durmiente.  A medida que vamos creciendo nos vamos dando cuenta de que es imposible. Y es ahí donde cometemos el error. Ya sabemos que “Impossible is nothing”.

Y es que desde 1992 existe un pequeño gran lugar en París, donde podemos  hacer realidad nuestro sueño. Disneyland París, o Disneyland Park como se le conoce desde 2002, nos ofrece la posibilidad de meternos en la piel de Indiana Jones, de vivir en el castillo y hasta de empezar a creer en el mito de lo malvadas que son la madrastras. Si a ellas les juntas además con Shrek, a la pobre mujer le haces la cruz.

Celebración-del-20-aniversario-del-Parque-Disneyland-París

Y es que eso es Disneyland, magia. Una vez llegas allí todo te envuelve. A lo alto del parque luce ese castillo en el que soñabas vivir. Por desgracia, no es allí donde pasas tu estancia, sería ya la culminación del sueño, pero si en un hotel muy bien cuidado, amplio y lujoso en el que te reciben con esas chocolatinas que de pequeño no podías comer porque te picaban los dientes. Pero sí, todos las hemos comido a escondidas.

Eso es nada más llegar, una vez allí, dentro del parque, montado en las atracciones miras a los alrededores y piensas dónde están las cámaras. Te sientes un personaje animado y la magia te envuelve, creyendo que eres parte de la grabación de las nuevas aventuras de Mickey y compañía.

Y así desde 1992, año en el que inauguró el parque temático en la ciudad del amor. Cuenta con 550 000 m2 un total de 48 atracciones, todas ellas relacionadas con las películas Disney y millones de visitantes a lo largo del año, siendo el más visitado de todos los parques de atracciones del mundo. Además, Disney cuenta con más lugares temáticos en otras partes del mundo.